Nuestro drone especialmente diseñado para labores agrícolas, puede ser además implementado con una pértiga telescópica de 3 metros de longitud con una microcámara incorporada que nos abre un amplio abanico de posibilidades, permitiendo aplicar el producto deseado de manera mucho más localizada minimizando los riesgos de que zonas que no lo necesitan se vean afectadas por la irrigación accidental.

Así mismo, nos permite actuar sobre zonas de difícil acceso como copas de árboles, palmeras (para el escarabajo rojo), pinos (procesionarias), etc.

De igual manera ocurre operaciones sobre edificios o monumentos donde las plagas y las malas hierbas están en lugares inaccesibles.
 
Minimizamos costes, riesgos y evitamos la aplicación excesiva de líquidos que podrían ser perjudiciales para el medio ambiente.