Los beneficios de la agricultura de precisión son triples: permite reducir costes, mejora la rentabilidad de los cultivos y disminuye el impacto ambiental, ya que la aplicación de agroquímicos es dirigida y ajustada a los requerimientos reales de cultivo.

El empleo de cámaras multiespectrales, implica que no sólo se toman imágenes ópticas convencionales sino también otras partes del espectro, como cámaras térmicas o de infrarrojos. El infrarrojo permite discriminar estados de la vegetación, para conocer, por ejemplo, el estado nutricional o la salud del cultivo. Además, si la cámara lleva sensor térmico se puede conocer el estrés hídrico de las distintas zonas del cultivo. Los drones pueden volar casi al ras de la tierra lo que permiten tomar fotografías de una gran resolución espacial.

Aplicaciones concretas en Agricultura:

• Detección de stress nutricional en cultivos para posteriormente hacer un uso óptimo de fertilizantes,
sólo en las zonas en las que es necesaria su aplicación, y reduciéndose el costes de estos.

• Detección del estado hídrico de las plantas con el propósito de obtener información
que nos permita un mejor aprovechamiento del agua.

• Detección de malas hiervas, enfermedades y plagas en cultivos, detectando así el estrés que producen en la vegetación, y nos permiten detectarlos de forma focalizada, así como dimensionar el problema y evaluarlo en forma puntual, evitando aplicaciones innecesarias de productos fitosanitarios.

• Evaluación de daños en los cultivos debidos a fenómenos atmosféricos o climatológicos.
Daños por heladas, inundaciones, sequias.

Los agricultores pueden llevar una supervisión y evaluación para controlar el cultivo de las medidas adoptadas para solucionar cualquier problema y evaluar la efectividad de las medidas de control que se hayan tomado.

En la agricultura de precisión hay muchos índices de vegetación, pero el mas usado es el llamado NDVI (Índice de vegetación de diferencia normalizada). Este índice se basa en el peculiar comportamiento radiométrico de la vegetación, relacionado con la actividad fotosintética y la estructura foliar de las plantas, permitiendo determinar la vigorosidad de la planta.

• Cálculo de la cantidad de producción que va a ofrecer el cultivo.
• Conteo de plantas para generar un inventariado de las áreas cultivadas.
• Estado de maduración del fruto.
• Recomendaciones de poda.
• Modelos Digitales del Terreno.
• Fotos y vídeos.

Disponemos de aeronaves con diferentes capacidades de carga útil en función de los tiempos de vuelo necesarios para desarrollar una operación. Una cámara térmica infrarroja se puede utilizar para mapear la humedad del suelo que permiten la evaluación de la eficiencia del riego, una cámara multiespectral permite el cálculo de índices de vegetación que se relacionan con el vigor y la salud. La resolución desde las plataformas convencionales, tales como los satélites y aviones o helicópteros es entorno a los 20-250 cm por píxel. Los drones son capaces de volar mucho más bajo y por lo tanto pueden adquirir imágenes con una resolución mucho mayor, illegando incluso a 1 cm por píxel.

Además los sistemas convencionales están limitados por la disponibilidad de plataformas de aviones y patrones de cobertura (órbita de los satélites). La versatilidad del sistema mediante aeronaves no tripuladas es mucho mayor por el hecho de que los datos se pueden recoger "bajo pedido", el suministro de información temporal sin precedentes, que abarca los momentos críticos de la temporada de crecimiento de los cultivos.